miércoles, 22 de septiembre de 2010

Elementos caseros para trabajar en plàstica.



Dactilopintura cocida:

* Mezclar dos cucharaditas de sal con 2 tazas de harina, agregar 3 tazas de agua fría poco a poco y mezclar la preparación con un batidor hasta que esté cremosa.

* Agregar 2 tazas de agua caliente y colocar la mezcla sobre el fuego para cocinarla un poco hasta que tome la textura suave.

* Colorear con colorante vegetal o témpera. Guardar en un frasco bien cerrado hasta el momento de usar.

Témpera espesa.

Preparar la témpera con agua agregarle harina, fécula de maíz o arena. Una vez mezclado bien colocarle brillantina de colores.

Temperas.

Usamos tizas de colores como colorante.

Las molimos lo mas fino posible.

De un huevo, separamos la yema de la clara

Primera preparación:

Medimos la cantidad de mililitros de la yema para mezclarla con igual cantidad de agua.

Luego le agregamos la tiza molida.

Segunda preparación:

Medimos la cantidad de mililitros de la clara para mezclarla con igual cantidad de agua.

Luego le agregamos la tiza molida.

Diferentes tipos de masa para moldear.

Pasta de polenta

  • Mezclar polenta y harina en partes iguales con agua, hasta que se forme una crema.
  • Jugar con esta crema colocándola y cubriendo en forma completa un cartón o una hoja resistente. Luego dibujar con el dedo y dejar secar en forma horizontal.

La masa de sal es económica y muy dúctil. Se elabora disolviendo media parte de sal fina en media parte de agua bien caliente, a lo que se incorpora luego una parte de harina común. Luego, podemos agregar una cucharadita de glicerina y una de vaselina para dar mejor textura, aunque si la labor es sencilla, no es necesario usarlas, o bien podemos reemplazarlas por vinagre de alcohol.

Si la masa quedara demasiado floja o liviana, se le puede agregar más harina. Las piezas logradas con esta masa de sal pueden ser coloreadas con acrílicos, acuarelas y témperas, y hasta con colorante vegetal, procurando no humedecer demasiado la masa, ya que perdería consistencia y forma.

La masa de almidón se elabora disolviendo dos cucharadas de almidón en una taza de agua, calentando hasta formar un engrudo. Luego, agregamos dos tazas de tiza en polvo (blanca o de color) y cocinamos hasta lograr consistencia. Retiramos del fuego y agregamos medio pocillo de aceite neutro y una cucharada de formol. Podemos fortificar agregando una parte de yeso en polvo por cada tres partes de masa.

Para hacer masa de aserrín, mezclamos una parte de aserrín con 1,5 partes de harina común, y mezclamos con 3/4 partes de agua, amasando. Agregamos luego dos cucharadas de vaselina y dos de formol, amasando nuevamente. Envolvemos en papel film o en una bolsa plástica, y llevamos a la heladera por 30 minutos antes de modelar. Las piezas, luego, se dejan secar por dos días y se hornean para quedar firmes.

Para la masa de polenta, mezclamos 500 gramos de harina de maíz, 500 gramos de cola vinílica, media taza de agua, dos cucharadas de glicerina y media cucharada de vinagre de alcohol. Cocinamos en una ollita por unos 15 minutos, revolviendo constantemente. Luego, llevamos a la mesada y amasamos, incorporando media cucharada de formol. Colocamos la masa en una bolsa plástica y conservamos en un lugar templado, hasta el momento de modelar.

Una receta aún más sencilla es la de masa de tiza, que se elabora mezclando 2 y 1/2 partes de tiza en polvo con una parte de cola vinílica, amasando hasta lograr una pasta de buena textura y consistencia. Se debe dejar reposar por un día antes de modelar.


Si te gusta el estilo country, entonces a
masa símil terracota te será muy útil. Para elaborarla, mezclamos una parte de aserrín, con una parte de harina, y media parte de tiza en polvo. Luego, incorporamos todos los ingredientes con media parte de engrudo casero (se hace con 1 litro de agua, 100 gramos de harina y 2 cucharaditas de vinagre de alcohol), y unimos 3/4 partes de cola vinílica blanca. Luego, pintamos con los colores de preferencia.

Una de las masas más utilizadas es la de papel maché. Para hacerla, remojamos en agua un rollo de papel higiénico (entero o en trozos) durante toda una noche, y al día siguiente, lo vamos licuando (con abundante agua para no dañar la licuadora) por partes, para luego ir colándolas y reservándolas aparte. A continuación, hacemos una mezcla de una parte de este papel licuado y bien escurrido, con media parte de adhesivo de empapelar o cola. Incorporamos también 1/4 parte de vaselina y agregamos tiza en polvo, para lograr la consistencia deseada. Antes de modelar, se debe conservar la masa por al menos dos horas dentro de una bolsa plástica, fuera de la heladera.

Otra forma de preparar el papel maché es hervir la pulpa licuada o procesada durante una hora, antes de escurrir por completo, y agregar a esta pasta seca medio pocillo de aceite neutro, una cucharada abundante de enduido plástico, un pocillo (o más) de tiza en polvo, y una taza de adhesivo para empapelar. Se logra la masa y se la deja descansar antes de modelar. Podemos también reemplazar el papel higiénico por trozos de cartón (que puede ser el cartón de los tubos de rollo de cocina o de papel higiénico), para lograr una masa de mayor consistencia.

Para obtener una masa semejante a la plastilina, debemos mezclar dos tazas de harina común, una taza de sal fina y dos cucharadas de aceite neutro. A esto, agregaremos colorantes vegetales del color deseado (podemos también utilizar jugo deshidratado u otros colorantes) e incorporaremos todo con agua a temperatura ambiente, amasando hasta lograr la consistencia deseada en una masa que no se pegue a los dedos ni a la mesada.

El asta de cemento se realiza mezclando dos partes de cemento blanco y tres partes de arena fina, y luego, se agrega una parte de arcilla. Estos ingredientes se incorporan con una mezcla de diez partes de agua con una de hidrófugo, y se trabaja inmediatamente, reservando lo que esté fuera de uso dentro de papel film o bolsa plástica.

Para la masa de yeso, mezclamos 100 gramos de harina y un litro de agua con 5 cc de vinagre blanco, para formar un engrudo. Esta mezcla, tibia, se lleva a la licuadora con cinco hojas de papel de diario cortadas en pequeños trozos, formando así una crema. Agregaremos medio kilogramo de tiza en polvo y 100 gramos de yeso. Se conserva dentro de una bolsa plástica o de un recipiente hermético dentro de la heladera, y se la trabaja en pequeñas porciones…

No hay comentarios:

Estamos en Facebook...